Sabías que el tomate es originario de los andes peruanos

Conocido por la ciencia como "Lycopersicon escultelum", el tomate pertenece a la familia de las solanáceas, hoy se cultiva y consume en todo el mundo, tanto fresco como procesado.

El tomate se originó en la costa peruana, pero fueron los aztecas los que lo domesticaron. Los mexicas, como también se les conocía a los aztecas, lo conocían como xïctomatl, fruto con ombligo, y fue debido a la palabra azteca "tomatl" que los conquistadores españoles lo llamaron "tomate". También se le conoce como tomatera y jitomate.

Esta hortaliza, debe su color rojo intenso, a su contenido en licopeno, una sustancia antioxidante que ejerce un efecto protector frente a un gran número de problemas cardiacos y de la próstata. Cuenta con gran cantidad de vitaminas (B, C y A), y además de tener pocas calorías y grasas, es ideal en dietas para bajar de peso. También posee minerales como el potasio, fósforo, magnesio y calcio, entre otros.

En medicina natural lo recomiendan a los hipertensos por su baja concentración de sodio. Es, además, bueno para la digestión gracias a sus sales orgánicas ácidas. Estas sales hacen que no sea recomendable en personas que tengan cálculos renales.

Los biotecnólogos han desarrollado el tomate "FlavrSavr", un organismo genéticamente modificado, cuyo promedio de vida, luego de la cosecha, es mucho mayor. Aplicaron un procedimiento que impide la expresión de un gen que produce una encima que es responsable de la pérdida de firmeza del fruto luego de unos días de guardado. Así lograron que este se mantenga por más días rojo, lizo y consistente; es decir, con una apariencia saludable y fresca.

De los Andes, principalmente el Perú y Bolivia, son originarias muchas plantas que hoy alimentan al mundo. En este suelo se han cultivado vegetales que hoy en día son esenciales para la alimentación y la agroindustria, tales como la papa, ají, frijol, zapallo, palla, maca, lúcuma, chirimoya, quinua, kiwicha, guanábana, coca.