Universidad de California quiere que sus artículos científicos sean gratuitos para todo el mundo: no renovó contrato con Elsevier

 

La Universidad de California (UC) anunció que dejará de pagar para suscribirse a las revistas publicadas por Elsevier, la editorial científica más grande del mundo, con sede en Ámsterdam, que en los últimos años ha sido objeto de serios cuestionamientos.

Las negociaciones para renovar un contrato colectivo fracasaron porque Elsevier no aceptó la propuesta de habilitar un paquete que proporcionara un recorte en las tarifas de suscripción y que todos los artículos publicados por autores de la UC fueran gratuitos para los lectores de todo el mundo.

La UC tiene un enorme sistema que agrupa 10 campus que representan casi el 10% de toda la producción de publicaciones en los EE. UU. Se encuentra entre las primeras instituciones y es la más grande en alejarse de Elsevier por los altos costos de suscripción y lectura de artículos. Esta situación ha recibido fuertes críticas de bibliotecarios de universidades estadounidenses y europeas debido a que consideran que sus tarifas de suscripción a revistas son excesivamente altas.

Uno de los cuestionamientos contra Elsevier señala que ha estado cobrando doble por el mismo contenido: por la suscripción como por el procesamiento de artículos para disponer a los documentos en forma de acceso abierto.

Debido a esto, la UC buscaba un acuerdo para reducir los costos de suscripción, es decir, un acuerdo de lectura y publicación, lo cual no lo consiguió.

La medida tomada por la UC se suma a la de otros consorcios de universidades y laboratorios en Alemania y Suecia que ya habían llegado a un punto muerto el año pasado con Elsevier en sus esfuerzos por reducir las tarifas de suscripción.

Lo que suceda en los próximos meses en las negociaciones tendrán un gran impacto en el futuro de Elsevier y el movimiento mundial de Open Access Science.