Un fémur señala la existencia de una especie desconocida de humano premoderno

Un hueso de 14.000 años de edad encontrado entre los restos de la 'Cueva del Ciervo Rojo’ (Maludong) en China, presenta características que se asemejan a la de algunos de los más antiguos miembros del género humano (Homo), a pesar de su corta edad.

El descubrimiento fue realizado por un equipo conjunto dirigido por el Profesor Darren Curnoe de UNSW Australia (La Universidad de Nueva Gales del Sur) y el profesor Ji Xueping del Instituto Yunnan de Reliquias Culturales y Arqueología (YICRA, China).

El hallazgo es el resultado de un estudio detallado de una parte de fémur, que había permanecido sin estudiarse en un museo en el sureste de Yunnan por más de un cuarto de siglo, tras su excavación junto con otros restos fosilizados de Maludong en 1989.

Los investigadores descubrieron que el hueso del muslo es similar a la de especies como el Homo habilis y los primeros Homo erectus que vivieron hace más de 1,5 millones de años, pero son cautelosos acerca de su identidad.

Su corta edad sugiere la posibilidad de que los seres humanos de aspecto primitivo podrían haber sobrevivido hasta muy tarde en nuestra evolución, pero tenemos cuidado, ya que es sólo un hueso, señalaron los científicos.

Este descubrimiento no deja de ser controversial, ya que, hasta ahora, se pensaba que los pre-humanos modernos de Eurasia continental (los neandertales de Europa y Asia occidental, y el 'denisovanos' del sur de Siberia), murieron hace unos 40.000 años, poco después de que los humanos modernos entraran a la región.

El nuevo hallazgo da la posibilidad de que una especie de pre-humanas-modernos puedan vivido paralelamente con los humanos modernos en la parte continental de Asia, sin embargo, los científicos señalan que se necesitan más descubrimientos de huesos para sustentar esta afirmación.

Al igual que las especies primitivas de Homo habilis, el hueso del muslo de Maludong es muy pequeño. Sorprendentemente, con una masa corporal reconstruida de unos 50 kilogramos, el individuo era muy pequeño para los estándares humanos pre-modernos de la Edad de Hielo.

Cuando el equipo anunció por primera vez el descubrimiento de los restos de Maludong en la provincia de Yunnan y los restos encontrados en la cueva Longlin, cercana a la región autónoma de Guangxi Zhuang en 2012, la comunidad científica se dividió.

En ese momento, el equipo especuló que los huesos podrían representar una nueva especie desconocida, o tal vez una población muy temprana y primitiva de los humanos modernos, que pudieron haber emigrado a la región hace más de cien mil años.

Este nuevo descubrimiento señala que el hueso de Maludong representa una misteriosa especie de humano premoderno. Esto también se ha sugerido en otra publicación reciente sobre el cráneo de la cueva Longlin, afirmándose que es probablemente un híbrido entre los humanos modernos y un grupo arcaico desconocido, quizás los de Maludong.

Los científicos señalan que el entorno único y el clima del suroeste de China que se generó como resultado de la elevación de la meseta del Tíbet, pueden haber proporcionado un refugio para la diversidad humana, donde los grupos premodernos pudieron sobrevivir hasta muy tarde.

El estudio ha sido publicado en la revista PlosONE.