Un espacio grasoso: estiman la cantidad de grasa interestelar

 

Astrónomos de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney (UNSW) y la Universidad Ege de Turquía fabricaron en laboratorio, un material que posee las mismas propiedades que el polvo interestelar y utilizaron sus resultados para estimar la cantidad de grasa que se encuentra en la Vía Láctea.

Se sabe que la materia orgánica de diferentes tipos contiene carbono, el cual es un elemento considerado esencial para la vida. Aunque, los científicos desconocen su abundancia, solo la mitad del carbono esperado se encuentra entre las estrellas en su forma pura. El resto está químicamente ligado en dos formas principales: uno parecido a la grasa (alifático) y, la otra, similar a la naftalina (aromático).

El equipo de UNSW / Ege imitaron el proceso mediante el cual las moléculas orgánicas se sintetizan en los flujos de salida de las estrellas de carbono, al expandir un plasma que contiene carbono al vacío a baja temperatura. El material fue recolectado y luego analizado mediante una combinación de técnicas. Luego, utilizando la resonancia magnética y la espectroscopia (dividiendo la luz en sus longitudes de onda constituyentes) pudieron determinar con qué intensidad absorbe el material la luz con una cierta longitud de onda infrarroja, un marcador para el carbono alifático.

Los investigadores encontraron que hay alrededor de 100 átomos de carbono grasos por cada millón de átomos de hidrógeno, lo que representa entre un cuarto y la mitad del carbono disponible. En la Vía Láctea, esto equivale a alrededor de 10 billones de trillones de toneladas de materia grasa.

Los científicos ahora quieren determinar la abundancia del carbono similar a la naftalina, lo que implicará un trabajo aún más desafiante en el laboratorio. Al establecer firmemente la cantidad de cada tipo de carbono en el polvo, sabrán con precisión cuánto de este elemento está disponible para crear vida.