Tratamiento temprano a la inflamación del cerebro podría prevenir la esquizofrenia

Nuevo estudio demuestra que el cerebro de las personas con esquizofrenia, o en riesgo de desarrollarla, tienen niveles significativamente más altos en la actividad de las células inmunes que aquellos que no presentan ningún signo de la enfermedad.

El director del Consejo de Investigación Médica del Centro de Ciencias Clínicas en el Reino Unido, Oliver Howes, señala que la esquizofrenia es un trastorno potencialmente devastador y se necesita nuevos tratamientos para ayudar a los enfermos, y en última instancia, para evitar la enfermedad.

El estudio sugiere que la inflamación del cerebro puede conducir a la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos. El objetivo de la investigación es probar si los tratamientos antiinflamatorios pueden tratar estas enfermedades; lo cual conduciría a nuevos tratamientos o incluso la prevención de los trastornos por completo.

Las células inmunes del cerebro, llamadas microglia, sirven para reparar los daños en el cerebro y como defensa contra las infecciones, pero los investigadores tienen la hipótesis que una de las consecuencias de su actividad podría desencadenar la progresión de la esquizofrenia. Para probar esta idea, utilizaron la tomografía por emisión de positrones (TEP) para comparar los niveles de actividad microglial en un grupo de participantes.

Algunos participantes eran pacientes ya diagnosticados con esquizofrenia, algunos estaban en riesgo de desarrollar la enfermedad, y otros no mostraron síntomas. Los investigadores encontraron que los niveles de actividad de microglia en el cerebro correspondían a la gravedad de los síntomas de esquizofrenia en los diagnosticados con el trastorno. Estos hallazgos sugieren que la neuroinflamación está vinculada con el riesgo de la psicosis y trastornos relacionados, así como la expresión de síntomas subclínicos.

Si bien el tamaño de la muestra utilizada en el estudio es pequeño, los resultados ascienden a la última evidencia de inflamación registrada, en forma de potencial exceso de actividad en nuestro sistema de respuesta inmune.

El presidente de la Junta de Neurociencias y Salud Mental del Consejo de Investigación Médica, Hugh Perry, manifestó  que la inflamación en el cerebro podría ser uno de los factores que contribuyen a una serie de trastornos como: el alzheimer, la esquizofrenia y la depresión. (Fuente: Sciencealert, The American Journal of Psychiatry)