Nuevas revelaciones sobre los efectos de los videojuegos en la actividad cerebral

Los efectos de la intensa actividad que generan los videojuegos en el cerebro comienzan a ser comprendidos. Una reciente investigación muestra que mientras los jugadores de videojuegos exhiben habilidades de atención visual más eficientes, también son mucho más propensos al uso de estrategias de navegación que se basan en el sistema de recompensa del cerebro.

Los jugadores de video ahora invierten en conjunto tres mil millones de horas por semana frente a sus pantallas. Se estima que el joven promedio, a llegar a sus 21 años, habrá acumulado unas 10 mil horas de juego. En el estudio participaron un grupo de jugadores adultos que estaban pasando por lo menos seis horas a la semana en esta actividad.

Investigaciones anteriores han demostrado que los jugadores de videojuegos de acción muestran habilidades de atención visual más eficientes, y este estudio ha confirmado una vez más esta idea, afirmaron los científicos. Pero, también se encontró que los jugadores utilizan estrategias implicadas en el núcleo caudado en un grado mayor que los no jugadores. Anteriormente se había demostrado que las personas que dependen de las estrategias dependientes de esta zona del cerebro tienen menos materia gris y menor actividad funcional en el hipocampo. Esto significa que las personas que pasan mucho tiempo jugando juegos de video pueden haber reducido su hipocampo, todo lo cual está asociado a un mayor riesgo de trastornos neurológicos como la enfermedad de Alzheimer, señalaron.

Se sabe que el núcleo caudado está involucrado en el aprendizaje, la memoria y en el proceso de retroalimentación. La función cerebral está activa en esta zona mientras el individuo está recibiendo una respuesta.

Debido a que la investigaciones anteriores han demostrado que videojuegos tienen efectos positivos en la atención, es importante confirmar en futuras investigaciones que el juego no tiene un efecto negativo en el hipocampo. Los autores del estudio afirman que es necesario desarrollar investigaciones con neuroimágenes, con el fin de esclarecer aún más estos resultados. Estos estudios deberán indagar, además, en los efectos directos específicos de los videojuegos sobre la integridad del sistema de recompensa y el hipocampo.

El estudio ha sido publicado en Proceedings of the Royal Society B y fue realizado por un equipo de investigadores liderados por Gregory West, profesor asistente en la Universidad de Montreal, y el Dr. Véronique Bohbot de la Universidad McGill.