Nueva técnica de ultrasonido captura imágenes dentro de células vivas

Una técnica que utiliza el sonido en lugar de luz, para observar el interior de las células vivas ha sido desarrollada por investigadores de la Universidad de Nottingham. Esta nueva técnica podría ser utilizada para observar células madres trasplantadas así como para el diagnóstico del cáncer.

La técnica de ultrasonido a nanoescala utiliza longitudes de onda más cortas de sonido, lo cual incluso podría rivalizar con las técnicas de super-resolución óptica que ganó el Premio Nobel de Química 2014.

Este nuevo tipo de imágenes de fonones (sonido) sub-óptico proporciona información muy valiosa sobre la estructura, propiedades mecánicas y comportamiento de las células vivas individuales a una escala no alcanzada antes.

En la microscopía óptica convencional, que utiliza luz (fotones), el tamaño del objeto más pequeño que se puede ver (o la resolución) está limitada por la longitud de onda. Para las muestras biológicas, la longitud de onda no puede ser más pequeña que la de la luz azul debido a que la energía transportada en fotones de luz ultravioleta (y longitudes de onda cortas) es tan alta que puede destruir los lazos que mantienen juntas las moléculas biológicas y dañar las células.

La captura de imágenes ópticas a super-resolución también tiene limitaciones distintas en los estudios biológicos. Esto debido a que los colorantes fluorescentes que utiliza son frecuentemente tóxicos, requieren enormes cantidades de luz y el tiempo para observar y reconstruir una imagen es perjudicial para las células.

Sin embargo, a diferencia de la luz, el sonido no tiene una carga útil de alta energía. Esto ha permitido a los investigadores de Nottingham utilizar longitudes de onda más pequeñas para ver las cosas más minúsculas y llegar a resoluciones más altas sin dañar la biología celular.

Los investigadores destacan que el ultrasonido en el cuerpo, la ecografía en las células no causa ningún daño y no requiere de productos químicos tóxicos para trabajar. Debido a esto se puede ver dentro de las células, inclusive las trasplantadas, como las células madre.

La investigación ha sido publicada en la revista Scientific Reports.