Micro partículas de plástico amenazan los ecosistemas marinos

En un nuevo estudio, publicado en la revista Science, investigadores de Uppsala University encontraron que las larvas de peces expuestos a micro partículas de plástico durante su desarrollo muestran cambios de conducta y retraso en el crecimiento y generan gran aumento de las tasas de mortalidad. Los investigadores descubrieron que las larvas de perca que tuvieron contacto con las micro partículas sólo comían plástico e ignoraron su fuente de alimento natural, el zooplancton.

Las micro partículas de plásticos (definidos como partículas de plástico <5 mm de tamaño) se originan a partir de grandes productos de desecho de plástico que se fragmentan en trozos más pequeños, o de plásticos fabricados de tamaño microscópico. Estas partículas microscópicas residuales llegan a los océanos a través de cursos de agua y lagos y se acumulan en altas concentraciones en zonas costeras poco profundas.

Hoy en día existe una creciente preocupación de que la acumulación de partículas de este tipo de desecho pueda afectar el funcionamiento de los ecosistemas marinos, pero el conocimiento del impacto de estos fragmentos de micro partículas sobre los animales marinos es aún limitado. En este estudio, los científicos, por primera vez, han sido capaces de demostrar que el desarrollo de los peces se ve amenazado por la contaminación de micro partículas de plástico.

Durante su estudio, los investigadores observaron que los peces criados en diferentes concentraciones de micro partículas de plástico redujeron las tasas de eclosión y mostraron comportamientos anormales. Estos niveles de concentración de micro partículas analizadas fueron similares a lo que se encuentra en muchos hábitats costeros en Suecia y en otros lugares del mundo de hoy.

Las larvas de perca expuestas a concentraciones de relevancia ambiental de micro partículas de poliestireno muestraron tasas de crecimiento anormales. Los autores encontraron que esto estaba relacionado con las preferencias de alimentación de las larvas, como de perca, que estuvieron expuestas a micro partículas, sólo comieron plástico e ignoraron su fuente de alimento natural, el zooplancton de nado libre.

Los científicos señalan que esta es la primera vez que se encuentra un animal que se alimenta preferentemente de las partículas de plástico, lo cual es motivo de preocupación para ellos.

Estas larvas expuestas a micro partículas de plástico durante el desarrollo también muestran cambios de comportamiento y eran mucho menos activos que los peces que habían sido criados en aguas que no contenían estas partículas. Así mismo, se observó que los peces expuestos a las micro partículas, ignoraron el olor de los depredadores que, por lo general, evocan comportamientos innatos contra ellos, es decir, los peces son ingenuos.

La falta de una respuesta antidepredador hizo larvas más vulnerables a los depredadores. De hecho, cuando la perca se coloca junto con un depredador natural, los peces que habían sido expuestos a micro partículas de plástico fueron capturados y comidos cuatro veces más rápido que los peces de control. Todos los peces expuestos a micro partículas estaban muertos en 48 horas.

Si esta respuesta de las larvas de peces se traduce en mayores tasas de mortalidad como resultado del mayor riesgo de depredación en la naturaleza, son graves las consecuencias en la reposición y sostenibilidad de las poblaciones.

Los resultados ponen de relieve los efectos de importancia ecológica de micro partículas de plástico que entran en los ecosistemas marinos, y hacen hincapié en la necesidad de desarrollar nuevas estrategias de gestión o productos biodegradables alternativos que disminuyan su liberación como productos de desecho.

Este estudio, publicado en la revista Science, debe ser visto como una alerta sobre lo que puede estar sucediendo en muchos océanos del mundo.