Medicamento prohibido para perder peso podría combatir la diabetes

Endocrinólogos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale han descubierto que el 2,4 dinitrofenol (DNP) administrado a ratas en dosis controladas revierte la diabetes y la enfermedad de hígado graso no alcohólica (EHNA).

El 2,4-dinitrofenol es un agente desacoplante, es decir, desacopla la cadena de transporte de electrones de la fosforilación oxidativa. Durante la Primera Guerra Mundial, era utilizado como un producto químico industrial y explosivo. Posteriormente, en la década de 1930, el 2,4-dinitrofenol fue presentado como una droga quemadora de grasa pero luego fue prohibida por causar cataratas y la muerte al 10% de sus consumidores.

Actualmente, el 30% de la población mundial sufre de hígado graso no alcohólico, que es cuando la acumulación de grasa se relaciona con una inflamación de las células hepáticas y diferentes grados de fibrosis. La esteatohepatitis no alcohólica puede ser una afección grave, capaz de derivar en fibrosis y cirrosis; para lo cual, aún no hay medicación efectiva.

Sin embargo, la DNP tiene algunos beneficios debido a que alteran la actividad de las mitocondrias, las cuales actúan como centrales energéticas de la célula y sintetizan el trifosfato de adenosina (ATP) a expensas de los carburantes metabólicos.

Las personas que sufren de hígado graso no alcohólico o diabetes presentan resistencia a la insulina, es decir, sus células no responden a la hormona que controla los niveles de azúcar en la sangre.

En el 2013, los endocrinólogos administraron en ratas dosis controladas para limitar los efectos de la droga mediante la creación de una versión que se activa principalmente en el hígado.

El estudio dio como resultado que dosis de la DNP suministradas en menor cantidad redujeron la acumulación de grasa en el hígado de las ratas que tenían hígado graso no alcohólico y mejoró la sensibilidad a la insulina.

Para mejorar este brillante descubrimiento, los científicos perfeccionaron la dosis de la DNP en una pastilla que se disuelve lentamente y libera el fármaco durante 12 a 24 horas.

Esta nueva dosis se dio a ratas que tuvieron una dieta cargada en grasa, donde la droga disminuyó en un 90% los niveles de lípidos en el hígado. Asimismo, los roedores mejoraron su sensibilidad a la insulina y de glucosa en sangre.

Por otro lado, en ratas con EHNA la droga redujo la fibrosis, la cicatriz que puede causar cirrosis y fallo hepático. A su vez el estudio demostró que el tratamiento revirtió la diabetes en los roedores.

Los científicos indicaron que esta nueva medicación podría ser útil para el tratamiento de la diabetes y el hígado graso no alcohólico. Sin embargo aún se deben realizar las pruebas necesarias para la eficacia del tratamiento en pacientes. (Fuente: Sciencemag)