Luchan por detener el avance de la sífilis en zonas rurales de EE.UU.

 

Los funcionarios de salud pública dicen que los condados rurales en el medio oeste y el oeste se están convirtiendo en el nuevo campo de batalla contra la sífilis.

Si bien esta enfermedad aún se concentra en ciudades como San Francisco, Atlanta y Las Vegas, su propagación continua en lugares como Missouri, Iowa, Kansas y Oklahoma, el cual ha creado un conjunto nuevo de desafíos.

Esta situación se complica debido a que las poblaciones rurales tienden a tener menos acceso a los recursos de salud pública, menos experiencia con la sífilis y menos disposición para abordarla debido a los puntos de vista socialmente conservadores hacia la homosexualidad y las relaciones sexuales no matrimoniales.

En Missouri, el número total de pacientes con sífilis se ha cuadruplicado desde 2012, pasando de 425 a 1,896 casos el año pasado, según un análisis de Kaiser Health News, institución que presentó nuevos datos de salud estatales. Casi la mitad de los casos se encuentran fuera de los principales centros poblados, siendo en Kansas City, St. Louis y su condado adyacente, dónde la transmisión de ETS, son más preocupantes.

Los casos de sífilis se multiplicaron por lo menos ocho veces durante ese período en el resto del estado. Los registros médicos señalan que el número de casos de ha incrementado de 5 a 32 en el primer trimestre de 2019, comparado con el mismo período del año pasado.

Ya en 1999, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades tenían un plan para erradicar las enfermedades de transmisión sexual que totalizaron más de 35,000 casos en todo el país ese año. Si bien la sífilis puede causar daño neurológico permanente, ceguera o incluso la muerte, es ahora tratable y curable. Las autoridades sanitarias, al centrarse en los epicentros agrupados principalmente en todo el sur de California y en las principales áreas urbanas, el plan parecía ser alcanzable.

Sin embargo, los casos en los Estados Unidos superaron los 101.500 en 2017 y continúan aumentando junto con otras enfermedades de transmisión sexual. La sífilis ha regresado en parte debido al aumento en el uso de drogas, pero los funcionarios de salud están perdiendo la lucha debido a una combinación de recortes en los fondos nacionales y estatales de salud y el desmoronamiento de la infraestructura de salud pública.

Esto es lo que está sorprendiendo a muchos expertos en salud, dado que, en el mundo occidental moderno, se está volviendo a lidiar con la epidemia que casi fue erradicada.

La sífilis causa llagas que generalmente son indoloras pero que pueden propagar la bacteria a otras personas. También se puede pasar de una mujer embarazada infectada a su feto, con riesgo de aborto involuntario, muerte fetal o deformidades en el nacimiento. La segunda fase de la enfermedad puede causar erupciones en la piel, inflamación de los ganglios linfáticos y fiebre. Las etapas finales de la enfermedad pueden causar daño neurológico permanente, ceguera o muerte.

Los especialistas recomiendan que, la mejor manera de prevenir la sífilis entre las personas sexualmente activas, es usar condones de látex o diques dentales durante las relaciones sexuales.

Nota original en Medical Express.