Los robots exploradores japoneses comienzan una encuesta de asteroides

 

La agencia espacial japonesa informó que un par de robots exploradores aterrizaron en un asteroide e iniciaron una investigación. La agencia está realizando una misión que busca aportar información sobre los orígenes del sistema solar.

Esta misión marca la primera observación robótica y móvil del mundo de una superficie de asteroide. Estos aparatos que tienen la forma de cilindros alcanzaron con éxito el asteroide Ryugu un día después de ser liberados de la sonda Hayabusa2, indicaron.

Cada uno de los rovers está funcionando normalmente y comenzó a inspeccionar la superficie de Ryugu. Aprovechando la baja gravedad del asteroide, los robots saltarán en la superficie, elevándose a una altura de hasta 15 metros, permaneciendo allí por hasta 15 minutos, para estudiar las características físicas del asteroide.

El gerente de proyectos de JAXA, Yuichi Tsuda, ha afirmado que está muy orgulloso de haber establecido un nuevo método de exploración espacial para pequeños cuerpos celestes. Como se sabe, la agencia intentó, en 2005, aterrizar un rover en otro asteroide en una misión similar y falló.

Informaron, además, que la sonda Hayabusa2 que el próximo disparará un objeto de cobre de dos kilos para crear un pequeño cráter en la superficie, para recoger materiales "frescos", es decir, no expuestos, por milenios al viento y la radiación. Con esto esperan obtener respuestas a algunas preguntas fundamentales sobre la vida y el universo, incluso si los elementos del espacio ayudaron a dar vida a la Tierra.

Hayabusa2 también lanzará un vehículo de aterrizaje franco-alemán llamado Mobile Asteroid Surface Scout (MASCOT) para observar la superficie. La sonda que es del tamaño de una nevera grande y está equipado con paneles solares, es el sucesor del primer explorador de asteroides de JAXA, Hayabusa-japonés.

Como se informó en su oportunidad, esa sonda regresó de un asteroide más pequeño en 2010 con muestras de polvo a pesar de haber tenido varios reveses durante su épica odisea de siete años. Su regreso fue aclamado como un triunfo científico.

Esta nueva misión Hayabusa2 se lanzó en diciembre de 2014 y regresará a la Tierra con sus muestras en 2020, señalaron.