Las rocas de debajo de la capa de hielo de la Antártida revelan un pasado sorprendente

 

Mientras se derrite a un ritmo alarmante, la capa de hielo de la Antártida Occidental, va revelando cosas que nadie sospechaba de este continente.

Científicos de un equipo de investigación colaborativa descubrieron que la capa de hielo cerca del Glaciar Thwaites era más delgada en los últimos miles de años. Este hallazgo inesperado muestra que los glaciares de la región pudieron volver a crecer después de una contracción anterior.

El aumento del nivel del mar ya está poniendo en riesgo de inundación a millones de personas en comunidades costeras bajas de todo el mundo. A esto contribuye, en mayor medida, el derretimiento del hielo antártico; lo cual es fuente de incertidumbre para las predicciones de cuánto y con qué rapidez aumentará el nivel del mar en las próximas décadas y siglos. En el caso del antártico, es el glaciar Thwaites, es el que contribuye al aumento del nivel del mar.

Los científicos buscar comprender cómo responderá este importante glaciar a los cambios climáticos que se esperan en el próximo siglo; para eso necesitan saber cómo se comporta en una amplia gama de condiciones climáticas y en escalas de tiempo prolongadas. Dado que las observaciones satelitales solo se remontan a unas pocas décadas en el tiempo, deben observar el registro geológico más antiguo para encontrar esta información.

Es así que, usando taladros especialmente diseñados para cortar tanto el hielo como la roca subyacente, el equipo recuperó muestras de rocas de las profundidades de la capa de hielo junto al glaciar Thwaites. Luego midieron, en esas muestras de rocas, átomos específicos que se forman cuando las rocas se exponen en la superficie de la Tierra a la radiación proveniente del espacio exterior. Los investigadores saber que, si el hielo cubre esas rocas, estos átomos particulares ya no se forman, de forma que, su presencia puede revelar períodos en el pasado cuando la capa de hielo era más pequeña que la actual.

El equipo descubrió que las rocas que recogieron no siempre estaban cubiertas de hielo. Sus mediciones mostraron que, durante los últimos 5000 años, el hielo cerca del glaciar Thwaites era al menos 35 metros más delgado que ahora. Además, sus modelos demostraron que su crecimiento desde entonces, hizo que la capa de hielo tenga el tamaño que tiene hoy, lo que tomó al menos 3.000 años.

Este descubrimiento revela que el retroceso de la capa de hielo en la región del glaciar Thwaites se puede revertir. El desafío para los científicos ahora es comprender las condiciones necesarias para que eso sea posible.

Joanne Johnson, geóloga de BAS y coautora del estudio, dijo que "A primera vista, estos resultados parecen buenas noticias: el glaciar Thwaites pudo volver a crecer a partir de una configuración más pequeña en el pasado geológico reciente. Sin embargo, nuestro estudio muestra que esta recuperación tomó más de 3.000 años, en un clima que probablemente no fue tan cálido como lo que esperamos para los próximos siglos".

"Si queremos evitar los impactos del aumento del nivel del mar en nuestro mundo que resultarán de la retirada continua de la capa de hielo de la Antártida occidental, ese plazo es mucho más largo de lo que podemos permitirnos esperar", concluyó.

Este estudio ha sido publicado a fines de abril en The Cryosphere y fue realizado por un equipo de investigación colaborativa del Glaciar Thwaites (ITGC) e investigadores del British Antarctic Survey (BAS).

 

Glaciares, Antártida