Lago Pebas: el mega humedal amazónico donde vivían animales gigantes

 

Tierra de gigantes: esta es la mejor definición para el Lago Pebas, un mega humedal que existió en la Amazonía occidental durante la época del Mioceno, que existió desde hace 23 millones a 5.3 millones de años.

La formación Pebas fue el hogar del caimán más grande y el cocodrilo gavialoide jamás identificado, ambos de más de 10 metros de largo, la tortuga más grande, cuyo caparazón tenía un diámetro de 3.5 metros, y roedores que eran tan grandes como los búfalos actuales.

Los restos del antiguo bioma se encuentran dispersos en un área de más de 1 millón de metros cuadrados en lo que hoy es Bolivia, el estado de Acre y el estado occidental de Amazonas en Brasil, Perú, Colombia y Venezuela. Las citas más antiguas de este bioma corresponden a fósiles encontrados en Venezuela y muestran que el lago Pebas existió hace 18 millones de años.

Hasta hace poco, los científicos creían que el mega-pantano se había secado hace más de 10 millones de años, antes de que el río Amazonas invirtiera su curso. Durante la mayor parte del Mioceno, este río fluyó de este a oeste, opuesto a su dirección actual. Los animales gigantes desaparecieron cuando las aguas de Pebas retrocedieron.

Mientras investigaba los sedimentos asociados con fósiles de vertebrados de dos sitios paleontológicos en los ríos Acre y Purus, Marcos César Bissaro Júnior, biólogo afiliado a la Escuela de Filosofía, Ciencia y Letras Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo (FFCLRP-USP) en Brasil, obtuvo dataciones de 8,5 millones de años con un margen de error de más o menos 500,000 millones de años.

Hay evidencia de que el Amazonas ya corría en su dirección actual hace 8,5 millones de años, drenando desde los Andes peruanos hasta el Océano Atlántico. Para entonces, el sistema de Pebas ya no debía parecerse a los magníficos humedales de la antigüedad. Más bien, el sistema se parecía a una llanura de inundación similar al actual pantanal brasileño. Esta es la opinión de Annie Schmaltz Hsiou, profesora del Departamento de Biología en FFCLRP-USP y supervisora de la investigación de Bissaro Júnior, que se describe en un artículo publicado recientemente en la revista Paleogeografía, Paleoclimatología, Paleoecología .

El sistema Pebas abarca varias formaciones geológicas en la Amazonia occidental: las formaciones Pebas y Fitzcarrald en Perú y Brasil, la formación Solimões en Brasil, las formaciones Urumaco y Socorro en Venezuela, la formación La Venta en Colombia y la formación Quebrada Honda en Bolivia.

"Si bien la Formación Solimões es una de las unidades estratigráficas neogénicas portadoras de fósiles con mejor muestra del norte de América del Sur, las suposiciones con respecto a la edad de deposición en Brasil se han basado en gran medida en métodos indirectos", dijo Bissaro Júnior.

"La ausencia de edades absolutas obstaculiza las interpretaciones más refinadas de los paleoambientes y la paleoecología de las asociaciones faunísticas que se encuentran allí y no nos permite responder algunas preguntas clave, tales como si estos lechos se depositaron después, durante o antes de la formación del río Amazonas."

Para responder a estas y otras preguntas, el estudio de Bissaro Júnior presenta la primera geocronología de la Formación Solimões, basada en muestras de circonio mineral recolectadas en dos de los sitios paleontológicos mejor muestreados de la región: Niterói en el río Acre en el municipio de Senador Guiomar y Talismã en El río Purus en el municipio de Manuel Urbano.

Desde la década de 1980, se han encontrado muchos fósiles de mioceno en el sitio de Niterói, incluidos los cocodrilos, peces, roedores, tortugas, aves y mamíferos xenartrianos (perezosos terrestres extintos). Se han encontrado fósiles de cocodrilos, serpientes, roedores, primates, perezosos y ungulados sudamericanos (litopterns) miocenos en el mismo período en el sitio de Talismã.

Como resultado de las citas, Bissaro Júnior descubrió que las rocas en los sitios de Niterói y Talismã tienen aproximadamente 8.5 millones y 10.9 millones de años (edad máxima de depósito), respectivamente.

"Sobre la base de las diferencias de fauna y las diferencias de edad máxima de deposición entre las dos localidades, sugerimos que Talismã es más antiguo que Niterói. Sin embargo, enfatizamos la necesidad de una mayor datación de circones para probar esta hipótesis, así como las citas de otras localidades en la Formación Solimões ", dijo. Secado de Pebas

El lago Pebas se formó cuando la tierra emergió en la cuenca proto-amazónica como resultado del levantamiento andino, que comenzó a acelerarse hace 20 millones de años. En ese momento, la Amazonia occidental estaba bañada por el Amazonas (que luego fluyó hacia el Caribe) y el Magdalena en Colombia. El levantamiento de los Andes que se produjo en lo que hoy es Perú y Colombia finalmente interrumpió el flujo de agua hacia el Pacífico, causando que el agua se acumulara en la Amazonia occidental y diera lugar al mega humedal. Sin embargo, los Andes siguieron subiendo. El levantamiento de la tierra que continuo en la Amazonía tuvo dos efectos. El proto-Amazonas, que antes se encontraba en el lago Pebas, cambió de rumbo y se convirtió en el majestuoso río que ahora conocemos. Durante este proceso, el agua se drenó gradualmente del mega-pantano de Pebas.

El pantano se convirtió en una llanura de inundación llena de enormes animales, que todavía existían hace 8,5 millones de años, según las nuevas citas de Bissaro Júnior. Las fuerzas geológicas imparables finalmente drenaron los restos de las lagunas y lagos temporales en la Amazonia occidental. Este fue el final de Pebas y su fauna.

"El problema con las citas con Pebas siempre ha sido asociar las citas directamente con la fauna de vertebrados. Hay innumerables dataciones de rocas en las que se han encontrado fósiles de invertebrados, pero la datación de rocas con vertebrados en Brasil fue uno de nuestros objetivos", dijo Schmaltz Hsiou.

Añadió que las nuevas citas sugieren que el sistema de Pebas, es decir, el vasto humedal, existía hace entre 23 y 10 millones de años. El sistema Pebas dio paso al sistema Acre, una inmensa llanura de inundación que existió hace 10 millones y 7 millones de años, donde aún vivían reptiles como Purussaurus y Mourasuchus.

"El sistema Acre debe haber sido un bioma similar a lo que era entonces Venezuela, que consiste en lagunas que rodean el delta de un gran río, el proto-Orinoco", dijo. Roedores gigantes

Los roedores son un grupo altamente diversificado de mamíferos que habitan todos los continentes, excepto la Antártida. La Amazonia es el hogar de una gran cantidad de especies de roedores.

"En particular, un grupo de roedores conocido científicamente como Caviomorpha llegó a nuestro continente hace unos 41 millones de años desde África", dijo Leonardo Kerber, investigador del Centro de Apoyo a la Investigación Paleontológica de Quarta-Colônia de la UFSM (CAPPA) y coautor del artículo publicado en Palaeogeography, Paleoclimatología, Paleoecología .

"En este período, conocido como la Época Eocénica, África y Sudamérica ya estaban totalmente separadas, con al menos 1.000 kilómetros entre los puntos más cercanos de los dos continentes, por lo que no podría haber ninguna conexión biogeográfica que permitiera a los vertebrados terrestres migrar entre las dos masas de tierra ", dijo Kerber. "Sin embargo, las corrientes oceánicas condujeron a la dispersión por medio de balsas naturales de troncos de árboles y ramas arrastradas a los ríos por tormentas y arrastradas hacia el mar. Algunas de estas balsas habrían llevado pequeños vertebrados. Un evento de este tipo podría haber permitido a pequeños mamíferos "Como los monos Platyrrhini, así como pequeños roedores, para cruzar el océano, dando lugar a uno de los grupos más emblemáticos de los mamíferos sudamericanos, los roedores caviomorfos".

Según Kerber, los roedores caviomorfos del continente experimentaron un largo período de evolución desde su llegada, y como resultado se diversificaron en gran medida. En Brasil, el grupo está representado actualmente por la paca, el agutí, el conejillo de indias, el puercoespín y el ratón erizado, así como por la capibara (ronsoco, como le llaman en la amazonía peruana), el roedor más grande del mundo.

"En la Amazonia, sobre todo, ahora encontramos una gran diversidad de ratones erizados, puercoespines, agutis y pacas. Sin embargo, en el Mioceno, la fauna amazónica era muy diferente de lo que podemos observar ahora", dijo Kerber.

"En los últimos años, además de informar la presencia de muchos fósiles de especies ya conocidas por la ciencia, algunos de los cuales se habían registrado previamente en la formación Solimões y otros que se conocían en otras partes de América del Sur pero se registraron en Solimões por primera vez. En el tiempo, hemos descrito tres nuevas especies de roedores de tamaño mediano (Potamarchus adamiae, Pseudopotamarchus villanuevai y Ferigolomys pacarana - Dinomyidae) que están relacionadas con la pacarana (Dinomys branickii).

Kerber dijo en un artículo que se publicará en breve en el Journal of Vertebrate Paleontology, se reconocerá a Neoepiblema acreensis, un roedor neoepiblemido endémico del Mioceno brasileño que pesaba unos 120 kg como una especie válida.

"La especie se describió en 1990, pero se consideró no válida a fines de la década. Estos registros fósiles de especies conocidas y nuevas nos ayudan a comprender cómo evolucionó la vida en la región y cómo se desarrolló y experimentó la extinción de su biodiversidad durante millones de años en el pasado de la región", dijo Kerber.

Con información de PHYS.org