La reciente muerte masiva de aves marinas en la costa norte de Chile no se debe a la gripe aviar

 

Unos 3.500 cormoranes guanay, alguna vez conocidos como el "ave de los mil millones de dólares" por su conexión con la industria europea de fertilizantes, han sido encontrados muertos desde el 26 de mayo cerca del puerto costero de Coquimbo, según el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Chile.

Trabajadores con trajes de riesgo biológico recolectaron cientos de cormoranes muertos, con su distintiva coloración en blanco y negro, a lo largo de las playas a vista de restaurantes y hoteles que se ubican en la zona.

Las pruebas iniciales realizadas a las aves muertas no revelaron la presencia de la gripe aviar, que ha afectado a otras partes de Chile, dijo a la AFP Jorge Mautz, director regional del servicio.

Los habitantes de Coquimbo expresaron su sorpresa por estas muertes masivas de aves marinas, puesto que nunca vieron tal situación, la cual calificaron como impresionante y, muchos creen que "algo está pasando en el mar" que está provocando la muerte de las aves que se alimentan cada día en aguas del Pacífico.

El cormorán Guanay ocupa un lugar en los libros de historia. La especie que alguna vez fue abundante ha sido la principal productora de guano en las islas frente a la costa de Perú, donde anidaban las aves. En el siglo XIX fue la generadora de enormes sumas de dinero para los comerciantes europeos que traficaban con guano para usarlo como fertilizante.

Durante décadas, se enviaron millones de toneladas de guano a Europa, y el guano se convirtió en la principal fuente de ingresos de Perú en la segunda mitad del siglo XIX.

La extracción fue tan intensa que destruyó los hábitats de reproducción de los cormoranes, lo que provocó una fuerte disminución de su población. Hoy en día, el cormorán Guanay es considerado una especie amenazada.

Desde finales de 2021, uno de los peores brotes mundiales de influenza aviar registrados ha provocado la matanza selectiva de decenas de millones de aves de corral, la mortandad masiva de aves silvestres y un número creciente de infecciones entre los mamíferos en varios países.

La gripe aviar azota la costa de Chile desde diciembre de 2022; ha matado a miles de pingüinos, pelícanos y lobos marinos.

Las autoridades chilenas estiman que alrededor del 10 por ciento de los 10.000 pingüinos de Humboldt existentes, una especie vulnerable, han muerto. Además, han muerto 9.000 lobos marinos, el doble de todos los casos registrados en los últimos 14 años.

El pasado 29 de marzo se confirmó el primer caso de infección humana en el país, un paciente de 53 años que aún se encuentra hospitalizado.

Las autoridades aún no precisan lo que causó la muerte de las aves, pero han descartado que sea la gripe aviar.

 

Gripe aviar