La papa abre un nuevo camino en la producción de bioetanol con menor costo ambiental

La papa es uno de los alimentos presentes en la dieta diaria de las personas en todo el mundo. Su forma más conocida es, con seguridad, la papa frita y, el consumo de este tubérculo desarrollo en suelo peruano, lleva ahora una promesa más a la sociedad actual.

Investigadores en el  Penn State's College of Agricultural Sciences han desarrollado un proceso para convertir los residuos de papa en etanol, lo cual puede conducir a la reducción de los costos de producción de este biocombustible en el futuro y añadir valor adicional para los fabricantes de papitas fritas.

Estos científicos han usado un puré de papa hecho con los residuos que deja el corte del tubérculo en los procesadores de alimento. El almidón que contiene la papa fue descompuesto para convertirse en azúcares simples (sacarización) y luego fueron fermentados para, luego, ser convertidos en etanol por las levaduras y otros microorganismos en biorreactores.

Este proceso ha sido calificado como innovador por muchos investigados, dado que la adición del biorreactor y levadura (Aspergillus niger y Saccharomyces cerevisiae), fue la que aceleró la conversión de residuos de papa en bioetanol.

Todo este proceso se ha logrado luego de un trabajo que implicó el cultivo de células microbianas, la productividad de estas en ambientes temperados adecuados para provocar las reacciones suficientes para producir el bioetanol. Los investigadores informaron que, después de 72 horas, se alcanzó la concentración máxima de etanol de 37,93 gramos por litro, para terminarse con el rendimiento de 0,41 gramos o etanol por gramo de almidón.

Los científicos señalan que estos resultados son prometedores debido a que se ha superado lo que se produce convencionalmente, lo cual influirá en la reducción del costo y el impacto en el medio ambiente.

Este es un paso importante para que la producción de etanol se competitiva y económica, dado que la materia prima, como los residuos de papas, están disponibles y esta tecnología procesamiento mejora considerablemente su productividad. Además, abre un camino hacia una forma muy provechosa de tratar los residuos alimenticios.