Investigadores japoneses desarrollan la cámara más rápida del mundo

Un dispositivo fotográfico capaz de registrar imágenes con intervalos de 4,4 billones fotogramas por segundo. En el artículo que fue publicado en la revista Nature Photonics, se describe cómo funciona la cámara, sus posibilidades y el amplio trabajo que implicó su creación.

Las cámaras de alta velocidad nos permiten ver cosas que somos incapaces de captar a simple vista. Antes de este logro las cámaras más rápidas se basaban en un proceso que "bombardea" luz al objeto que se desea fotografiar, y luego, mediante un "sondeo" se captura la imagen. Pero, el principal inconveniente de este proceso es que se requiere mediciones repetitivas para construir una imagen.

Esta nueva cámara se basa en el movimiento. Realiza explosiones de un solo tiro para la adquisición de imágenes, lo que significa que no tiene la necesidad de realizar mediciones repetitivas. Funciona a través del mapeo óptico del perfil espacial de un objeto que varía con el tiempo. Todo esto le otorga una capacidad que la hace 1000 veces más rápido que las cámaras actuales. Además de la velocidad de captura de los fotogramas, la cámara también tiene una resolución de píxeles muy alta (450 × 450).

El dispositivo fue desarrollado por un equipo formado por investigadores de la Universidad de Keio y la Universidad de Tokio, y está configurada para capturar imágenes de cosas y eventos que hasta ahora han sido imposibles. La tecnología que ha sido llamado Mapping Fotografía secuencial podrá ser utilizada para capturar las reacciones químicas, las ondas vibracionales, la dinámica del plasma, incluso la conducción del calor, que se producen en aproximadamente un sexto de la velocidad de la luz.

El equipo aún está trabajando en el desarrollo de la cámara y preveen que en el transcurso de tres años, sea mucho más versátil y pequeña (en la actualidad tiene un metro cuadrado) para permitir su uso en más aplicaciones. También creen que la cámara podría ser utilizada en una amplia variedad de campos, tanto en el sector público y privado como los procesos de láser utilizados para la fabricación de grandes artículos como piezas de automóviles, o en aplicaciones pequeñas, como la creación de semiconductores. Esta cámara de alta velocidad permitiría a los investigadores ver realmente lo que está pasando durante un proceso que se realiza a altísima velocidad y también esperan que sea útil en el campo médico, informaron.