Incadendron esseri: un árbol común de los andes peruanos que era desconocido para la ciencia

Investigadores del Smithsonian y Wake Forest University informaron sobre el hallazgo de un nuevo género de árboles forestales de gran tamaño en los antes peruanos, el cual es muy común en  las zonas andinas pero no era conocido por la ciencia.

En el estudio, que fue publicado en la revista PhytoKeys, los estudiosos detallan el hallazgo de este árbol al que denominaron Incadendron esseri. Este es un nuevo género y especie que se encuentra a lo largo de un antiguo camino inca en Perú.

Los científicos se preguntan ¿cómo, un árbol que crece hasta 100 pies de altura y con más de dos pies de diámetro, no se haya detectado hasta ahora? Esta especie es parte del paisaje desde el sur de Perú hasta Ecuador, es abundante en el paisaje, pero, sin embargo, era desconocido. El hecho dejó perplejos a los investigadores que, durante años estaban pasando frente a ellos, pero no se percataban que era una nueva especie. Esto muestra que se desconoce la abundante biodiversidad en la que, seguramente, otras nuevas especies, que están frente a nosotros, esperan ser descubiertas en todas partes; en bosque lejanos y, probablemente, en nuestros patios traseros, señalaron.

El árbol pertenece a la familia de los espurges, Euphorbiaceae - mejor conocido como árboles de caucho-, y como muchos de sus parientes, cuando su corteza es lastimada, también segrega savia blanca, conocida como látex, la cual la protege de insectos y enfermedades.

Los investigadores están sorprendidos de su éxito de la especie en un entorno ecológico difícil, debido a eso sugieren se realicen estudios para encontrar los secretos ocultos que, según ellos, son inherentes a la biodiversidad recién descubierta y poco conocida.

Actualmente el Incadendron está ya en varias parcelas de investigación, en donde se le ha sometido a estudio intensivo. Por ahora, se sostiene que la especie, de amplia gama a lo largo de los Andes, es susceptible al cambio climático debido a que vive en una banda estrecha de temperaturas. Se sabe que, a medida que las temperaturas aumentan, las poblaciones de árboles deben subir hacia temperaturas más frías.

De manera que estos árboles, no solo son vulnerables al cambio climático, sino que también están amenazados por la deforestación en áreas cercanas.

Los investigadores esperan que el estudio del Incadendron y el monitoreo forestal intensivo a largo plazo contribuyan a las mejores prácticas de reforestación y manejo forestal.