Identifican nanocuerpos que pueden prevenir la infección por COVID-19

 

Investigadores del Karolinska Institutet en Suecia han identificado un pequeño anticuerpo neutralizante, el llamado nanocuerpo, que tiene la capacidad de bloquear el ingreso del SARS-CoV-2 a las células humanas. Los investigadores creen que este nanocuerpo tiene el potencial de desarrollarse como un tratamiento antiviral contra COVID-19.

Se sabe que, la búsqueda de nanocuerpos eficaces, que son fragmentos de anticuerpos que se encuentran naturalmente en los camélidos y que pueden adaptarse a los humanos, comenzó en el mes de febrero cuando se inyectó a una alpaca la proteína de pico del nuevo coronavirus, que utiliza para ingresar a nuestras células. Después de 60 días, las muestras de sangre de la alpaca mostraron una fuerte respuesta inmune contra dicha proteína.

Seguidamente, los investigadores clonaron, enriquecieron y analizaron secuencias de nanocuerpos de las células B de la alpaca, un tipo de glóbulo blanco, para determinar qué nanocuerpos eran los más adecuados para una evaluación adicional. Así, identificaron uno (Ty1, llamado así por la alpaca Tyson), que neutraliza eficazmente el virus al adherirse a la parte de la proteína de pico que se une a un receptor (ACE2), que es utilizado por el SARS-CoV-2 para infectar células. Esto evita que el virus se deslice hacia las células y, por lo tanto, previene la infección.

Los nanocuerpos ofrecen varias ventajas sobre los anticuerpos convencionales como candidatos para terapias específicas. Abarcan menos de una décima parte del tamaño de los anticuerpos convencionales y, por lo general, son más fáciles de producir de manera rentable a escala. Fundamentalmente, se pueden adaptar para humanos con los protocolos actuales y tienen un historial probado de inhibición de infecciones respiratorias virales.

Estos resultados mostraron que Ty1 puede unirse de forma potente a la proteína pico SARS-CoV-2 y neutralizar el virus. Ahora las investigaciones se están enfocándose en estudios preclínicos en animales para observar la actividad neutralizante y el potencial terapéutico de esta proteína in vivo.

Los científicos esperan que sus hallazgos puedan contribuir a mejorar la lucha contra el COVID-19; razón por la cual, están fomentando un examen más detenido de este nanocuerpo para determinar su uso como candidato terapéutico contra esta infección viral.

Los resultados se publican en la revista Nature Communications.