Huaca Prieta y el descubrimiento de sociedades complejas tempranas en el antiguo Perú

El descubrimiento de cientos de artefactos, que incluyen cestas de intrincados y complejos tejidas hechos mano, encontrados durante una excavados realizado entre 2007 y 2013, en Huaca Prieta, revelaron que los primeros seres humanos en esa región tenía las redes sociales muy complejas, es decir, eran mucho más avanzados de lo que se pensaba originalmente.

Durante décadas, los arqueólogos han discutido sobre los orígenes y aparición de las sociedades complejas en el Perú. Estas discusiones giran en torno a que, esta complejidad se dio primero en las tierras altas con grupos humanos que dependían de la agricultura o a lo largo de la costa en comunidades que dependían de los mariscos. Sin embargo, la evidencia encontrada en el sitio indica que el desarrollo más rápido hacia la complejidad cultural se dio a lo largo de la costa del Pacífico.

Hacia esta conclusión se llega luego de analizar la gran cantidad de artefactos recuperados de Huaca Prieta que incluyen restos de comida, herramientas de piedra y cestas adornadas, textiles, que informan sobre su avanzada cultura y plantean preguntas sobre el ritmo del desarrollo de los primeros seres humanos en esa región, su nivel de conocimiento y tecnología que utilizaron para explotar los recursos tanto de la tierra y el mar.

Entre los artefactos recuperados en la excavación se encontraron herramientas que se utilizaron para capturar peces de aguas profundas tales como el arenque. También se encontró una variedad de ganchos que indican la diversidad de la pesca desarrollada en ese momento. Los investigadores están seguros que también usaron embarcaciones capaces de soportar aguas turbulentas.

Estos pueblos antiguos, según las evidencias, lograron desarrollar un medio muy eficiente de extracción de recursos costeros e idearon técnicas complejas para recogerlos. También combinaron la explotación marítima con la producción de cultivos como ají, zapallo, palta; y cultivaron alguna forma una planta medicinal, con lo cual generaron un excedente económico.

Toda la cadena de eventos descubiertas demostraron que estas personas tenían una notable capacidad para utilizar diferentes tipos de recursos alimenticios, lo cual condujo al crecimiento de la sociedad en general y lo que se genera en torno a ella, es decir, el surgimiento de una burocracia, junto al desarrollo de una religión altamente organizada.

Los científicos se enfocaron en la extensa colección de restos de cestas recuperadas en el sitio. Estos artefactos están elaborados de diversos materiales entre los cuales se encuentran una caña que todavía es utilizada hoy por fabricantes locales de canastas. Las cestas más elaboradas incluyen segmentos hechos de algodón casero y están pintados con algunos de los colorantes conocidos como los más antiguos del continente.

Los investigadores han observado que, para hacer estas cestas con complicados tejidos, debió existir un proceso de fabricación estandarizado u organizado; puesto que estos artefactos eran hechos para un corto periodo de tiempo y, en su tiempo, eran mucho más elegantes. Además, se ha recuperado en la excavación muchos más materiales y artefactos que revela su nivel de complejidad y refleja un desarrollo social muy sofisticado en la cual también proliferó el deseo de mostrar estatus social. Todas estas cosas juntas, señalan, que los primeros humanos entablaban relaciones sociales muy complicadas entre sí.

Esta excavación tomó aproximadamente seis años en completarse y se realizó en 32 unidades de excavación y zanjas, pozos de sondeo 32, y 80 núcleos geológicos que se colocaron alrededor y entre montículos Huaca Prieta, Paredones y otros sitios. Estos artefactos están alojados en un museo en Lima, Perú.

La investigación ha sido liderada por Tom D. Dillehay, investigador principal y antropólogo de la Universidad de Vanderbilt.