Estudio sugiere una nueva estrategia que podría detener el desarrollo del Parkinson

El Parkinson es una de las enfermedades incapacitantes de mayor recurrencia en los últimos años. Su desarrollo está asociado a la pérdida de una fuente principal de las células denominadas dopaminérgicas.

Se sospecha que es generada por la exposición a un grupo de los pesticidas de uso común tales como las ditiocarbamatos, pero la manera cómo estos compuestos ejercen su toxicidad en el cerebro, aún no ha sido completamente entendido.

Investigadores de UCLA se centraron en el estudio de un fungicida llamado ziram que es utilizado ampliamente en zonas densamente agrícolas. Este compuesto provoca la pérdida de la fuente principal de la dopamina en el sistema nervioso central, debido a que incrementa las concentraciones de una proteína, llamada α-sinucleína, que es abundante en el cerebro humano.

Estas proteínas, cuando se agrupan, dañan las neuronas vecinas, fenómeno que también se reconoce en la enfermedad de Parkinson, pero que no siempre se debe a la exposición a pesticidas. Es por ello que los investigadores indagan en el mecanismo buscando un tratamiento efectivo.

En este estudio que se ha realizado en el cerebro del pez cebra, se encontró que la eliminación de la proteína α-sinucleína protegía al pez contra la pérdida de dopamina en las neuronas inducida por el ziram.

Así, tratamientos orientados a controlar la proteína podría ralentizar o detener la progresión de la enfermedad de Parkinson en la mayoría de las personas.

El estudio fue publicado en la revista Environmental Health Perspectives.