Estudio demuestra que medicamentos para la diabetes varían en seguridad y eficacia

Un estudio de casi medio millón de personas con diabetes tipo 2 mostró que hay pros y contras en casi todas las formas de terapia con medicamentos para la enfermedad. En el estudio, los investigadores analizaron los resultados en pacientes a partir de una gran base de datos del Reino Unido de casi 470.000 adultos con diabetes tipo 2, que fueron seguidos entre 2007 y 2015.

Trataron de analizar las diferencias entre una variedad de medicamentos para la diabetes. Dieron cuenta de que existen factores de complicación del paciente tales como la edad, el sexo, el tabaquismo y la pobreza, así como el tiempo en que una persona había sido diagnosticada con la enfermedad.

Los investigadores se centraron también en cinco consecuencias importantes relacionadas con la diabetes: la ceguera, amputaciones, insuficiencia renal severa y alta o baja azúcar en la sangre.

Según su informe, encontraron que cuando una clase de fármacos conocidos como glitazonas (Actos, Avandia) se receta junto con la metformina, una droga estándar para la diabetes, hubo un mayor riesgo de insuficiencia renal que con metformina sola. Lo mismo ocurrió cuando otra clase de medicamentos llamados gliptinas (Januvia, Onglyza y otros) se combinó con metformina.

Sin embargo, encontraron que había mejoras cuando se combinan drogas. Las personas que tomaron un gliptin o una glitazona y metformina poseían menores posibilidades de tener azúcar en la sangre que los que tomaron metformina sola.

Por último, el estudio se centró en la terapia "triple": los pacientes que toman metformina, un gliptin o una glitazona y una sulfonilurea, otro tipo de medicamento para la diabetes. Esta combinación se relacionó con probabilidades "significativamente más altos" de presentar episodios potencialmente peligrosas de bajas de azúcar en la sangre, en comparación con las personas que toman metformina sola.

Por otra parte, los pacientes que recibieron el tratamiento triple tenían un menor riesgo de ceguera ligada a la diabetes, en comparación con el grupo de metformina sola.

El estudio no establece relaciones de causa-efecto directa entre los diversos fármacos y estos resultados. Aun así, según los expertos, los resultados apoyan la idea de que la atención de la diabetes no es nunca una tarea "de talla única para todos".

Los investigadores sostienen que existen muchas opciones de tratamiento para la diabetes que tienen como beneficio la reducción de los niveles de azúcar en la sangre, pero que también conllevan un riesgo.

Las directrices estándar enumeran típicamente a la metformina como terapia de primera línea contra la enfermedad de tipo 2, pero pueden ser necesarios medicamentos adicionales. En última instancia, el médico y el paciente deben trabajar juntos para encontrar el mejor tratamiento posible, señalaron.

El estudio ha sido desarrollado en la Universidad de Nottingham.