Encuentran explicación neuronal de por qué el cannabis aumenta las ganas de comer

Estudios realizados en un modelo animal (ratones), confirman que las células nerviosas encargadas de reducir la sensación de apetito funcionan de manera distinta a la habitual cuando se activa el receptor específico (denominado cannabinoide). Esta activación produce la desaparición de la sensación de saciedad.

Hasta ahora, los científicos asumían que el fenómeno se relacionaba con la activación de un conjunto de proteínas (receptor cannabinoide 1, CB1R) que, en presencia de las sustancias procedentes del cannabis, aumenta el apetito.

En este nuevo estudio se ha descubierto que la estimulación del apetito está conducida por las mismas neuronas que normalmente se encargan de producir saciedad, conocidas como propiomelanocortinas (POMC). En respuesta a la activación del CB1R, las neuronas POMC se activan y liberan tanto anorexígenos (supresores del apetito) como orexigénicos (estimuladores)

Los científicos han hallado que las células que reducen el apetito se activan de manera diferente al entrar en contacto con el CB1R. La activación de las neuronas dirigida por el receptor hace que liberen sustancias químicas diferentes a las que normalmente se segregan cuando promueven la saciedad (Neurología.com).