Encuentran evidencia de potenciales hábitats en los primeros años de Marte

Se ha descubierto recientemente evidencia de carbonatos bajo la superficie de Marte, lo cual indica que existió en el pasado del planeta un ambiente más cálido y húmedo. Se sabe que la presencia de agua líquida pudo haber generado la aparición de la vida.

Un nuevo estudio realizado por James Wray en el Instituto de Tecnología de Georgia y Janice Bishop del Instituto SETI, y otros colaboradores, encontraron depósitos enterrados de carbonatos de hierro y ricos en calcio, lo que sugiere un pasado más húmedo para el planeta rojo.

El destino del agua en Marte ha generado fuerte debate entre los científicos debido a que actualmente el planeta se encuentra seco y frío, en contraste con la evidencia que muestra características antiguos flujos de agua en gran parte de su superficie. Los científicos creen que si el agua fluyó una vez en la superficie de Marte, el lecho rocoso del planeta debía estar lleno de carbonatos y arcillas, lo que sería evidencia de que Marte alguna vez albergó ambientes habitables con agua líquida.

Los investigadores han tenido problemas para encontrar evidencia física de carbonato en la roca madre, que puede haberse formado cuando el dióxido de carbono en la atmósfera primitiva del planeta estaba atrapado en las antiguas aguas superficiales. Ellos han centrado su búsqueda en una zona del planeta llamada cuenca Huygens.

Esta cuenca es un sitio ideal para investigar los carbonatos debido a que presenta múltiples cráteres de impacto y valles que han expuesto antiguos materiales del subsuelo, donde los carbonatos pueden ser detectados en una amplia zona.

Según el estudio llevado por James Wray, existen afloramientos en los 450 km de ancho de la cuenca Huygens donde han encontrado minerales de arcilla y hierro o rocas carbonatadas ricas en calcio.

Este estudio ha puesto de manifiesto la evidencia de rocas carbonatadas en múltiples sitios a través de Marte, incluyendo el cráter Lucaya, donde los carbonatos y arcillas de más 3,8 mil millones de años de edad fueron enterrados y sellados por 5 km de lava y roca.

La extensión de las zonas con carbonatos en la superficie marciana aún no está completamente identificada y el clima en los inicios del planeta rojo sigue siendo objeto de debate. Sin embargo, este estudio es un paso adelante en la comprensión de la habitabilidad potencial del antiguo Marte.