El cambio climático pudo haber llevado a la extinción a las primeras especies humanas

 

Combinando el modelado climático computarizado con la información de los registro fósiles, un equipo se investigación italiano, se abocó a la búsqueda de pistas sobre lo que condujo a la extinción de nuestros ancestros.

Se sabe que han existido como 6 especies de humanos primitivos, todos ellos pertenecientes al género Homo, de los cuales solo el homo sapiens ha logrado sobrevivir.

El estudio sugiere que es muy probable que el cambio climático pudo haber producido las condiciones para esa extinción, debido a que las especies fueron incapaces de adaptarse al calentamiento o al enfriamiento de temperaturas.

Los hallazgos han mostrado que a pesar de las innovaciones tecnológicas logradas, que incluyen el uso de fuego y herramientas de piedra refinada, la formación de redes sociales complejas y, en el caso de los neandertales, la producción de puntas de lanza mejoradas, ropa ajustada, una alta cultura así como el intercambio genético con los Homo sapiens, estas especies de Homo antiguas no pudieron sobrevivir a las condiciones que impuso un cambio climático intenso.

Sin embargo, señalan, que la lucha por la supervivencia fue ardua e implicó enormes esfuerzos. Se dirigieron a los lugares más cálidos y menos hostiles que estaban a su alcance cuando el clima se enfriaba, pero al final, eso no fue suficiente.

Los investigaciones querían conocer cómo se extinguieron las especies antiguas de Homo, como el Homo habilis, Homo ergaster, Homo erectus, Homo heidelbergensis y Homo neanderthalensis.

Para ello, trabajaron con un emulador climático de alta resolución capaz de proporcionar información del pasado como temperatura, precipitaciones y otros datos de los últimos 5 millones de años.

Asimismo, utilizaron datos proporcionados por una extensa base de datos que contiene registros de fósiles de más de 2.750 estudios arqueológicos para modelar la evolución del nicho climático de las especies Homo a lo largo del tiempo. Todo esto se preparó con el objetivo de comprender las preferencias climáticas de esos primeros humanos y cómo reaccionaban a los cambios en el clima.

Los resultados ofrecieron pruebas sólidas de que el Homo erectus, el Homo heidelbergensis y el Homo neanderthalensis, perdieron una parte significativa de su nicho climático justo antes de extinguirse. Además, se observó que esta reducción coincidió con cambios bruscos y desfavorables en el clima global. Esto probablemente afectó mucho más a los neandertales; su situación pudo haber empeorado más debido a la permanente competencia con los Homo sapiens.

Los investigadores quedaron sorprendidos al ver la regularidad con que el cambio climático afectó a las especies. Para las especies extintas, y solo para ellas, las condiciones climáticas eran demasiado extremas justo antes de su extinción, solo en ese momento en particular.

También, señalaron los investigadores, que aún existe incertidumbre en la reconstrucción paleoclimática, la identificación de restos fósiles a nivel de especies y el envejecimiento de los sitios fósiles; pero, sostienen, que las principales ideas son válidas bajo todos los supuestos. Por esta razón, consideran que los hallazgos pueden servir como advertencia para los humanos hoy en día, ya que nos enfrentamos nuevamente a cambios en el clima.

Finalmente, los científicos han manifestado su preocupación al descubrir que nuestros antepasados, que no eran menos en términos de poder mental en comparación con cualquier otra especie de la Tierra, no pudieron resistir el cambio climático.

Este es un mensaje importante y muy poderoso para no seguir causando los cambios que afectan el clima, puesto que este cambio hizo que el Homo fuera vulnerable en el pasado y, al parecer, está sucediendo de nuevo, manifestaron.

El estudio ha sido publicado en la revista One Earth y fue liderado por Pasquale Raia de la Università di Napoli Federico II de Napoli, Italia.