Detectan un componente básico de la vida alrededor de una estrella

Investigadores realizaron la primera detección de metanol en fase gaseosa en el disco de una estrella recién formada. Este compuesto, además, de ser una de las moléculas más grandes detectada hasta la fecha, es también la primera molécula orgánica y, su descubrimiento abre una ventana para el estudio de la química orgánica compleja durante la formación del universo.

Los astrónomos hicieron este hallazgo trabajando con el telescopio ubicado ALMA, ubicado en Atacama, al norte de Chile. Observaron que este compuesto se encuentra en forma gaseosa lo cual es un indicador inequívoco de que existen o existieron procesos químicos orgánicos. Este resultado tiene un impacto en nuestra comprensión de cómo la materia orgánica se acumula en los sistemas planetarios y sugiere que algunos componentes básicos de la viva están en muchas partes del universo.

La estrella observada, TW Hydrae, que es similar al Sol, se encuentra a unos 170 años luz de la Tierra, es más pequeña que nuestro astro rey, tiene apenas 10 millones de años y está rodeada por un disco de polvo y gas que podría dar lugar, en algún momento, a un sistema planetario.

Durante el análisis de la composición química del disco se encontró el metanol que, en su estado sólido, como hielo, se acumula en las superficie a manera de granos helados que, luego, al ser expulsadas hacia el espacio, forman las nubes de polvo observadas.

El metanol se encuentra en una región donde pueden estar formándose cometas. Estos podrían ser fuente de las moléculas orgánicas que forman la base de las primeras moléculas capaces de replicarse; estas se encuentran en nuestro planeta y dieron origen a la vida.

El estudio ha sido publicado en The Astrophysical Journal Letters.