Descubren proceso que degrada compuesto asociado a los cálculos renales y artritis

El oxalato es una molécula que se asocia con cálculos renales, artritis, insuficiencia renal y otros problemas de salud. Los científicos señalan que una amplia variedad de frutas y verduras lo contienen y, tanto los humanos como la mayoría de otros animales, carecen de capacidad para metabolizar esta molécula, es decir, no son capaces de degradarlo mientras lo digieren.

Entonces, la acumulación de este compuesto en el organismo ha sido preocupación constante de los investigadores. Hasta ahora, se han identificado algunas plantas, hongos y bacterias que son capaces de romper este compuesto, de degradarlo a sus formas elementales de carbono y oxígeno.

Recientemente científicos del MIT y de la Universidad de Michigan, dieron un paso importante. Han identificado un mecanismo, desconocido hasta ahora, a través del cual se origina este proceso como resultado de la acción de una enzima. Esto podría llevar al descubrimiento de nuevas formas de disminuir los efectos dañinos del oxalato en los seres humanos.

Utilizando una técnica de cristalografía de rayos X, lograron identificar con precisión y observar cómo una enzima (oxalate oxidoreductase, OOR), recientemente descubierta, metaboliza el compuesto. La enzima, que es una molécula grande y compleja, se une con el oxalato de una manera tal que neutraliza su carga negativa, y, en una acción separada, rompe el enlace carbono-carbono en el centro de oxalato y lo degrada.

Los científicos señalan que algunas personas tienen las bacterias que pueden metabolizar el oxalato, pero otras no las tienen. Es por esto que la identificación de estos mecanismos de degradación del compuesto permitirá conocer algún proceso que ayude a las personas a reducir lo que tienen acumulado en el cuerpo.

Además, este descubrimiento será de mucha utilidad para comprender cómo este tipo de mecanismos, o la falta de ellos, se convierten en factores de importancia en los problemas de salud humana.

La investigación ha sido publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.