Descubren mecanismo que bloquea la regeneración de la retina

 

En un estudio aparecido en la revista Cell Reports se informa sobre el descubrimiento de un mecanismo que bloquea la capacidad regenerativa de la retina. Esta es una gran noticia para las personas que han perdido la visión debido, por ejemplo, al desprendimiento de la retina.

Los científicos informaron que, aunque la retina de los mamíferos, posee una capa de células nerviosas especializadas que media la visión y se encuentra en la parte posterior del ojo, no es capaz de regenerarse. Sin embargo, los estudios demostraron que tiene una capacidad de regeneración pero que se mantiene latente por un mecanismo celular.

Este descubrimiento ha puesto luces sobre la posibilidad de activar esa capacidad de la retina para restaurar la visión perdida. Sólo se tiene que enfocar en la manipulación de esta vía y provocar la regeneración.

Se sabe que el daño en la retina puede llevar a la pérdida irreparable de la visión en humanos y otros mamíferos porque estas no se regeneran. Sin embargo, otros animales como el pez cebra, sí son capaces de revertir la ceguera gracias a las células especializadas en la retina llamadas células gliales de Müller.

Cuando la retina se daña, las células gliales de Müller se multiplican y se diferencian en las neuronas retinianas perdidas, para reemplazar de manera efectiva las células lesionadas por otras completamente funcionales.

Se sabe que las células gliales de Müller en la retina de mamíferos lesionadas no restauran la visión como lo hacen en sus contrapartes del pez cebra. Pero también se ha demostrado que, cuando la retina de los mamíferos se lesiona, un pequeño subconjunto de células gliales de Müller da los primeros pasos necesarios para iniciar un ciclo de multiplicación, sin embargo, esto no prospera; es transitorio.

Estas observaciones sugirieron que el mecanismo que impulsa la reparación celular en el pez cebra, también podría estar presente en los mamíferos, pero, por alguna acción desconocida se suprime o desactiva. Este mecanismo ha estado desconocido durante años.

Es así que los investigadores centraron su atención en la vía (llamada Hippo), en la cual se producen una red de eventos moleculares que contribuye al crecimiento de los órganos durante el desarrollo y a la regulación de la regeneración del tejido cardíaco en respuesta a un infarto de miocardio. Esta vía rompe la proliferación de células cadiadas (cardiomiocitos) al inhibir la actividad de otra vía (llamada YAP).

En este estudio, los investigadores determinaron primero que la vía Hippo se expresa en células gliales de Müller de mamíferos. Luego, investigaron si la alteración de la ruta del Hippo en estas células afectaría su capacidad para multiplicar. La creación de una ruta de Hipp defectuosa, al eliminar dos de sus pasos moleculares, dio como resultado una proliferación celular modesta.

Cuando los investigadores diseñaron genéticamente las células gliales de Müller para llevar una versión de YAP (llamada YAP5SA) que es impermeable a la influencia inhibitoria de Hippo, las células mostraron una proliferación mayor y adquirieron la identidad de células progenitoras. Es importante destacar que un pequeño subconjunto de estas células progenitoras derivadas de la glía Müller mostró signos de diferenciación espontánea en nuevas neuronas retinianas.

Hasta este punto, los investigadores no sabían qué mecanismo de bloqueo endógeno impedía que las células de Müller entraran en un estado regenerativo. La vía del Hippo es un nuevo punto de entrada molecular a ese mecanismo.

El siguiente paso que darán los investigadores es desarrollar una estrategia para guiar a las células gliales de Müller en proliferación hacia vías de diferenciación que conducen a células de la retina capaces de restaurar la visión.

El estudio ha sido realizado por investigadores de la Facultad de Medicina Baylor, el Instituto de Investigación Cardiovascular y el Instituto del Corazón de Texas, E.U.