Desarrollan una batería de diamante que genera electricidad a partir residuos nucleares

Una nueva tecnología que utiliza los residuos nucleares para generar electricidad en una batería ha sido desarrollada por un equipo de físicos y químicos de la Universidad de Bristol. Los científicos han creado un diamante artificial que, cuando se le coloca un campo radioactivo, es capaz de generar una pequeña corriente eléctrica.

Este desarrollo podría resolver uno de los problemas de los residuos nucleares al ser utilizado para generar electricidad limpia y duradera para una batería.

A diferencia de la mayoría de las tecnologías de generación de electricidad que utilizan imanes y una bobina de alambre para generar corriente, este diamante creado artificialmente es capaz de producir una carga simplemente por estar colocada cerca una fuente radiactiva.

Los científicos destacaron que en este producto no intervienen partes móviles, no existen emisiones generadas y no requiere mantenimiento; simplemente, la generación de electricidad surge directamente al encapsular el material radiactivo dentro de los diamantes. Con esto se resuelve un problema de los residuos nucleares, al crearse una batería de propulsión nuclear que posee suministro a largo plazo de la energía limpia.

El equipo ha presentado un prototipo 'de la batería de diamantes' usando níquel-63 como fuente de radiación. Sin embargo, ahora están trabajando para mejorar significativamente la eficiencia mediante la utilización de carbono-14, una versión radiactiva de carbono, que se adhiere a bloques de grafito que se utilizan para moderar la reacción en las centrales nucleares.

La investigación realizada por académicos de Bristol ha demostrado que el carbono-14 radiactivo se concentra en la superficie de estos bloques, por lo que es posible procesarla para eliminar la mayoría de los materiales radiactivos que posee. El carbono-14 extraído se incorpora, luego, a un diamante para producir una batería de propulsión nuclear.

Esta innovación es de gran importancia debido a que, sólo el Reino Unido, tiene actualmente casi 95.000 toneladas de bloques de grafito radiactivos y, mediante la extracción de carbono-14 de ellos, su radiactividad disminuirá, lo cual, adicionalmente, reduce el costo y el desafío de almacenar de forma segura este tipo de residuos nucleares.