Datos de búsqueda de Google da nuevo medio para el estudio de transmisión de enfermedades

Las consultas o búsquedas que realizan las personas en Internet pueden ser utilizadas como sustituto de la incidencia de la enfermedad cuando se carece de informes, sostiene un estudio.

En los últimos años, las fuentes de datos digitales en tiempo real han proporcionado nuevos medios de estudio de la transmisión de enfermedades. Tales datos asequibles y accesibles tienen el potencial de ofrecer nuevos conocimientos sobre la epidemiología de la enfermedad a escala nacional e internacional.

Una de estas fuentes de datos son las búsquedas que se realizan en Google. Google Trends que mide las tendencias dominantes en el motor de búsqueda, refleja con precisión los casos clínicos en países con vigilancia, y por lo tanto, muestran la dinámica de la población a nivel de ciertas enfermedades. El estudio descubrió la variación estacional en el comportamiento de las consultas las cuales muestra un gradiente regional importante a escala global.

Es decir, la extracción de datos en tiempo real de las consultas puede ser usada para pronosticar el tiempo y la magnitud de los brotes. En los análisis se reveló que los países con programas de vacunación establecidas por el gobierno han reducido significativamente la estacionalidad de estas consultas lo cual indican el impacto favorable de los esfuerzos de sus programas de vacunación.

En el estudio se analizó el comportamiento de búsqueda de información estacional para la varicela de 36 países. Estos datos de Google fueron validados utilizando los casos clínicos reales de varicela, con lo cual se demostró que estos datos pueden ser utilizados para identificar los brotes estacionales recurrentes y prevenir su magnitud y el momento de ocurrencia.

Estos datos y enfoque metodológico proporcionan una manera de realizar un seguimiento de la carga global de esta enfermedad infantil e ilustrar los efectos de la inmunización en la población.

Estos patrones regionales medidos a nivel globales de la estacionalidad del brote podrían dirigir los futuros estudios de los factores medioambientales y fisiológicos de la transmisión de enfermedades.

La investigación ha sido publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, PNAS.