Compuestos que se encuentran en la marihuana pueden eliminar proteínas asociadas con el Alzheimer

Científicos Salk Institute han encontrado evidencia preliminar que compuestos como el tetrahidrocannabinol (THC) que se encuentran en la marihuana pueden promover la eliminación celular de una proteína tóxica que ha sido asociada con la enfermedad de Alzheimer, la beta amiloide.

Si bien, estos estudios se realizaron en las neuronas cultivadas en laboratorio, ofrecen información sobre el papel de la inflamación en la enfermedad de Alzheimer y pueden proporcionar pistas para el desarrollo de nuevas terapias.

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno cerebral progresivo que conduce a la pérdida de memoria y puede dañar seriamente la capacidad de una persona para realizar sus tareas diarias. Afecta a millones de personas en todo el mundo y es la causa más común de demencia. Los científicos señalan que su incidencia se triplicará en los próximos 50 años.

Durante mucho tiempo se ha sabido que la proteína en mención se acumula dentro de las células nerviosas del cerebro durante el envejecimiento, mucho antes de la aparición de los síntomas y placas (seniles) de la enfermedad de Alzheimer. Esta proteína es un componente principal de los depósitos de las placas, cuya abundancia es una característica de la enfermedad. Cabe indicar que se desconoce aún el papel preciso de la proteína, -y también de las placas-, que se forma en el proceso de la enfermedad.

En el estudio publicado recientemente, el equipo de científicos analizó células nerviosas alteradas que producían altos niveles de la proteína con el que imitaron algunos aspectos de la enfermedad de Alzheimer. Encontraron que los niveles elevados de esta proteína se asociaron con inflamación celular y mayores tasas de muerte de las neuronas.

Luego, con la exposición de las células a THC redujeron los niveles de la proteína y eliminaron la respuesta inflamatoria de las células nerviosas causadas por esta, permitiendo de este modo la sobrevivencia de las células nerviosas.

Las células del cerebro poseen receptores que tienen interruptores que se pueden activar por una clase de moléculas que produce el cuerpo, que intervienen en la señalización intercelular en el cerebro, los endocannabinoides. Los efectos psicoactivos de la marihuana causados por el THC, una molécula de actividad similar a los endocannabinoides, pueden activar los mismos receptores. Estos receptores también pueden ser activados por la actividad física. Los científicos ya han señalado que la actividad física retrasa el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Si bien, este hallazgo aporta importante información, los científicos destacan que el uso de compuestos de THC debe probarse en ensayos clínicos o en terapia, para confirmar su actividad.

El estudio ha sido publicado en NPJ Aging and Mechanisms of Disease, the Nature.com