China mostró su sonda espacial que enviará a Marte en el 2020

China ha dado a conocer la sonda March-5 y un vehículo que pretende enviar al planeta rojo a finales de la década en una misión que se enfrenta a desafíos sin precedentes, informaron medios estatales.

China, que está invirtiendo miles de millones en su programa espacial para ponerse a nivel de EE.UU. y Europa, anunció que pretende enviar una nave espacial "alrededor de 2020" a la órbita de Marte, descender a su superficie y desplegar un vehículo.

El Long March-5 es un cohete portador que será enviado desde el centro de lanzamiento espacial Wenchang en la provincia insular de Hainan. El aterrizador se separará del orbitador al final de un viaje de alrededor de siete meses y se posará cerca del ecuador de Marte, donde el robot explorará la superficie.

Este vehículo que explorará la superficie marciana tiene 200 kilogramos, posee un receptor remoto, seis ruedas, cuatro paneles solares y funcionará durante alrededor de 92 días informaron los medios chinos.

Llevará a 13 juegos de equipo, incluyendo una cámara de teledetección y un radar de penetración terrestre para estudiar el suelo, el medio ambiente, la estructura interna de Marte y buscar rastros de agua y hielo.

China tiene un ambicioso un programa espacial de miles de millones de dólares que lo considera como un símbolo de progreso del país y un marcador de su creciente estatura mundial.

El primer vehículo lunar de la nación se puso en marcha a finales de 2013, y si bien fue acosado por muchos problemas mecánicos ha sobrevivido más de lo esperado. Para muchos chinos, lo que se hizo hasta hora, es replicar las actividades pioneras que los EE.UU. y la Unión Soviética realizaron hace décadas. Su vecina India, ya ha visitado Marte, puesto que puso una sonda de bajo costo en órbita alrededor del planeta rojo en septiembre de 2014. EE.UU. ha aterrizado dos vehículos de exploración en Marte, la antigua Unión Soviética y la Agencia Espacial Europea también han enviado misiones al planeta.

El primer intento de China de enviar un satélite a la órbita de Marte en 2011, falló cuando el cohete ruso que transportaba la carga, no pudo hacerlo fuera de la órbita de la Tierra.