Capa de hielo de la Antártida Oriental se ha mantenido congelado durante 14 millones de años

La Antártida fue una vez un lugar exuberante, llena de plantas y muchos lagos, sin embargo, hoy se muestra estéril, completamente congelada. Averiguar cuánto tiempo el continente se ha mantenido como desierto de hielo, puede dar pistas sobre cómo respondió a los efectos de los cambios climáticos del pasado y tal vez también pueda indicarnos qué esperar en el futuro, a medida que la concentración de dióxido de carbono se incrementa en la atmosférica de la Tierra.

Científicos de la Universidad de Pennsylvania han estudiado un antiguo lago, utilizando una técnica nueva, con el que analizaron antiguos depósitos lacustres ubicados en este continente. Encontraron que los depósitos han permanecido congelados durante al menos los últimos 14 millones de años, lo que sugiere que la región circundante, la capa de hielo de la Antártida Oriental, se ha mantenido igualmente intacta.

El trabajo apoya la idea de que esta parte del continente no experimentó descongelamiento significativo incluso durante el Plioceno, un período cálido comprendido entre 3 y 5 millones de años, que presentó concentraciones de dióxido de carbono similares a lo que tenemos hoy.

Se cree que el Plioceno podría ser una etapa análoga a lo que será la Tierra si el calentamiento global continúa. Esto da esperanzas de que la capa de hielo de la Antártida Oriental podría mantenerse estable en las actuales y futuras condiciones climáticas.

Las proyecciones del cambio climático actuales indican que la parte marina de la capa de hielo de la Antártida Occidental terminaría colapsando. Estudios realizados en los últimos años sugieren que es probable que el nivel del mar aumente pocos metros cuando se derrita ese hielo. Sin embargo, la capa de hielo de la Antártida Oriental tiene 20 veces más masa. Si se derritiera, la consiguiente elevación del nivel del mar sería mucho más catastrófico que la disolución de la península occidental.

Para arrojar luz sobre lo que podría pasar en el futuro, los geólogos a menudo miran al pasado. Pero no hay un consenso científico acerca de cómo este continente se ha comportado en diferentes climas a lo largo de la historia. Algunos científicos creen que la capa de hielo experimentó descongelamiento significativo en las condiciones relativamente cálidas del Plioceno, mientras que otros piensan que se ha mantenido casi completamente congelado durante los últimos 14 millones de años.

Los investigadores se propusieron ayudar a aclarar esta historia. Viajaron a Friis Hills, Dry Valleys, ubicado de la parte oriental del continente. En esta zona, debajo de la superficie, están los depósitos de sedimentos de un antiguo lago que, se conoce, a partir de fósiles de animales, que ha sido de agua dulce. Al principio se estableció que los depósitos de cenizas volcánicas en el fondo del antiguo lago son de 20 millones de años de antigüedad.

Para ver si algún evento de descongelamiento se produjo en el ínterin, se analizaron los isótopos radiactivos de berilio, conocido como el berilio-10, que se forman en la atmósfera cuando los rayos cósmicos chocan con los átomos de oxígeno y nitrógeno. Las partículas de este compuesto se asocian con los depósitos lacustres. Es así que los investigadores decidieron usarlo para averiguar cuánto tiempo estaba el sedimento en ese lugar y aislado de agua líquida.

El berilio-10 tiene una vida media conocida de 1,4 millones de años. Después de estimar un nivel inicial de la concentración inicial en las muestras del lago, los investigadores fueron capaces de estimar la edad de los sedimentos entre 14 y 17,5 millones de años.

El equipo está seguro que la zona ha permanecido congelado desde entonces, porque si hubiera habido descongelamiento, el agua habría penetrado los sedimentos y reiniciado el proceso del berilio-10.

Esto significa que la edad de ese sedimento es definitivamente mayor, lo cual contradice la opinión general según la cual, la Antártida pudo haberse descongelado.

Encontrar datos que apoyen la idea de que esta zona del Antártida ha sido muy estable durante los últimos 14 millones de años, ofrece esperanzas de que un colapso masivo de la capa de hielo, que provocaría la subida del nivel del mar por decenas de metros, no puede ser inminente.

Los investigadores, sin embargo, advierten que a pesar de que los niveles de dióxido de carbono en el Plioceno pueden ser análogos a los niveles actuales, las dos situaciones no son equivalentes y por lo tanto las conclusiones sólo pueden ser adoptadas con cautela.

La investigación ha sido liderada por Rachel D. La Valeta, Jane K. Willenbring, de la universidad de Pensylvania, así como Adam R. Lewis y Allan C. Ashworth de la Universidad de Dakota del Norte y Marc Caffee de la Universidad de Purdue.