Biólogos de 5 países unen esfuerzos para la conservación de la charapa, la tortuga gigante de río de Sudamérica

 

Existen 85 iniciativas o proyectos pasados y presentes que trabajan para preservar la tortuga de río más grande de América del Sur, la charapa (Podocnemis expansa), una especie en peligro crítico de extinción.

Estos proyectos que se desarrollan en países de las cuencas del Amazonas y el Orinoco, Brasil, Venezuela, Colombia, Bolivia y Perú, están protegiendo a más de 147,000 tortugas hembras, una cifra sin precedentes.

La revista Oryx —de la International Journal of Conservation—, ha publicado un documento "Sobre el futuro de la tortuga de río gigante sudamericana, Podocnemis expansa" que fue redactado por 29 investigadores y científicos latinoamericanos, entre ellos el alemán Forero Medina de WCS, Camila R. Ferrara y Camila K. Fagundes, Ruben Cueva y Brian D. Horne.

Esta colaboración se deriva de un taller de 2014 celebrado en Balbina, Brasil, en el cual guardaparques, indígenas y conservacionistas de los seis países proporcionaron información sobre su trabajo para proteger a la charapa. Los esfuerzos discutidos en esa reunión continental y el estudio posterior revelan el serio compromiso de las entidades públicas y privadas para conservar la especie.

La charapa es considerada la tortuga de río más grande de Sudamérica. Habita los afluentes de las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco, y es un importante símbolo cultural para muchas comunidades de la región. También tiene una gran importancia ecológica para los ecosistemas, ya que ayuda a transportar frutas y semillas a lo largo de los ríos y sirve como presa para aves, bagres, zorros, jaguares, caimanes y perros de agua. En el siglo XX, cientos de miles de tortugas engendraron en playas en todo el continente.

A pesar de su importancia local y abundancia en el pasado, las poblaciones de tortugas siguen amenazadas por la caza de tortugas adultas y juveniles, el saqueo de sus nidos, el tráfico ilegal de crías para ser usadas como mascotas y el uso de artes de pesca inapropiados que las matan. A esto se agrega la enorme degradación de su hábitat. Germán Forero, director científico de WCS Colombia y autor principal, solicitó la creación de una red de protección para la charapa, un programa de monitoreo regional que vincularía la información técnica y las lecciones aprendidas entre todos los proyectos en los seis países.