Arqueólogos polacos tras los tesoros incas ocultos en el fondo de lagos andinos

Encontrar rastros de actividades rituales incas en lagos del ande peruano, es lo que se han propuesto investigadores polacos y, en esta tarea, ya han buceado en tres lagos en la zona de Machu Picchu, a una altitud de más de 4100 m sobre el nivel del mar.

Dos de los lagos estudiados durante este año, el Soctacocha y el Yanacocha, resultaron de interés para los investigadores, debido a que presentan plataformas ceremoniales, que probablemente fueron hechas para actividades rituales.

Estos se encuentran en las inmediaciones del camino Inca que conecta numerosos sitios arqueológicos con la ciudadela Machu Picchu. Hace más de 500 años, durante su apogeo, esta ciudad estaba rodeada de muchos templos y asentamientos. Actualmente es el área protegida del Parque Nacional Machu Picchu y una ruta turística muy popular.

Las mismas plataformas también serán estudiadas por los arqueólogos. Consideran posible que dichas estructuras estén relacionadas con el culto, razón por la cual podrían haber depósitos que datan de su construcción, tales como ofrendas de sacrificios. Creen que restos humanos podrían estar enterrados debajo de estas plataformas.

Todos los lagos que forman parte de la investigación, se encuentran al pie del glaciar Salkantay que fue objeto de culto por los antiguos habitantes de los Andes. Para los arqueólogos, las llamas y alpacas, desempeñaron también papeles importantes en las creencias incaicas, dado que son animales que jugaban -y todavía juegan- un rol importante en la economía de los habitantes andinos.

Los científicos se preguntan si los incas pudieron sumergirse en el lago durante las celebraciones religiosas. Se sabe, señalan, que los Incas sumergieron cajas de piedra llenas de piezas de oro y plata en el Lago Titicaca. Debido a ello, los arqueólogos tienen esperanzas de encontrar tesoros que están escondidos en el fondo de los lagos Soctacocha y Yanacocha.

En la investigación están utilizando tecnología de sonar para crear mapas de las profundidades. Además, como parte de sus actividades, los buzos tomarán muestras de los sedimentos, de varios centímetros de espesor de los lagos. Estos sedimentos contienen capas de barro que se han formado durante milenios y podrían revelar no sólo la historia de los lagos, sino que también determinarán las condiciones ambientales en el área que reinaba en las áreas estudiadas que rodea los embalses.

Este estudio está siendo llevado por la Universidad de Varsovia y apoyada por la embajada del mencionado país.

Más detalles del estudio fueron publicados en el sitio web Science & Scholarship in Poland