Perú adopta fuertes medidas de protección para la población de mantarrayas más grande del mundo

El Perú aprobó una fuerte regulación para proteger a la mantarraya gigante, una especie particularmente vulnerable a la actividad pesquera, lo que constituye un aporte significativo en pro de salvar uno de los animales marinos más atesorados del mundo.

Las poblaciones de mantarrayas están bajo grave amenaza a nivel mundial, debido a las pesquerías que capturan a estos animales por su carne y sus branquias, y por enredos accidentales en líneas y redes de pesca. El año pasado, la captura de una mantarraya gigante por parte de un pescador artesanal peruano encabezó titulares a nivel internacional. Esto desencadenó llamados para fortalecer la protección de las mantas, cuyas agallas muchas veces son vendidas en mercados asiáticos como un ‘compuesto para la salud’.

El Perú posee una de las mayores poblaciones de mantarrayas gigantes hasta ahora conocidas. Una Resolución Ministerial aprobada el 31 de diciembre por el Ministerio de Producción de Perú y publicada en el diario oficial El Peruano prohíbe la pesca de mantas y obliga a liberar a las especies capturadas accidentalmente, entre otros requerimientos.

“Las mantarrayas se reproducen muy lentamente y pueden ser impactadas incluso por la más mínima actividad pesquera. El nuevo nivel de protección implantado en Perú es vital para su supervivencia y abre camino para el desarrollo de una industria de turismo sostenible basada en la observación de mantarrayas, la cual genera 140 millones de dólares al año en el mundo”, declaró Peter Knights, director ejecutivo de WildAid.

Perú se une así a una docena de países con leyes de protección para mantas, entre los que se encuentra su país fronterizo, Ecuador.

Josh Stewart, Director Asociado de Manta Trust, declaró: “el Gobierno peruano ha tomado medidas críticas y admirables para la protección de esta especie única. Con el cumplimiento adecuado, esta población estará a salvo de la sobreexplotación en ambos lados de la frontera”.

Sin embargo, la nueva resolución de Perú no protege a las rayas mobula, un grupo de especies similares en apariencia a las mantarrayas que pertenecen a la misma familia taxonómica. Las tres organizaciones hacen un llamado para la adopción de normas que promuevan la conservación tanto de mantas como de mobulas.

“La protección legal de las mantarrayas no podría ser implementada adecuadamente si no fuera por un efectivo empoderamiento comunitario local. Al empoderar a pescadores artesanales en el ecoturismo de mantarrayas, buscamos realzar la conservación de las mantarrayas en el Perú, y mientras tanto proveer fuentes de ingreso alternativas para las comunidades pesqueras”, agregó Kerstin Forsberg, Directora de Planeta Océano. (Fuente: Ministerio del Ambiente).